NADAL 22 ABRIL P

El nuevo Rafa Nadal ya es casi como el que se vio en Barcelona hasta el año 2014. Hoy se ha clasificado de nuevo para las semifinales del Barcelona Open Banc Sabadell, ronda en la que sus fans le echaron de menos hace dos años (derrotado en cuartos de final por Nicolás Almagro) y en 2015 (eliminado en octavos por Fabio Fognini) y a la que vuelve con todos los honores y un tenis muy parecido al que todos recuerdan.

Ante el italiano Fognini, un hueso duro y su “bestia negra” al haber sido víctima de su juego agresivo hasta tres veces en 2015, Nadal ha logrado el billete para las semifinales por 6-2, 7-6 en una hora y 48 minutos. Ha sido un encuentro tenso y muy disputado, sobre todo en el segundo set, en el que el discípulo de Josep Perlas, pese a sus molestias en el hombro, ha puesto en jaque al ocho veces campeón del torneo. Ha recuperado el 2-0 inicial de Nadal (2-3) y se ha puesto con un amenazante 3-5 que el mallorquín ha sabido neutralizar para llegar al desempate.

Mientras el primer set ha sido un monólogo del número 5 del mundo, que ha roto en dos ocasiones el servicio de su verdugo en 2015, en el segundo se ha visto una batalla vibrante cuando Fognini ha empezado a carburar tras el 2-0 del español.

Los errores no forzados del italiano (37 en total) le han condenado ante un gran Nadal que ha reconocido que está jugando muy bien y que este ano no tiene “sensaciones de nervios continuados”.

“Pero me ha dado rabia no ponerme 3-0 en ese tercer juego del segundo set, ya que el partido lo hubiera encarrilado a continuación –ha añadido Rafa-. He desperdiciado la oportunidad y él se ha puesto a jugar muy bien. Fognini es un tenista que tiene ratos increíbles pero luego comete fallos que no esperas”.

En el tie-break, nuevamente Nadal ha puesto el turbo y al comienzo ha logrado un primer mini break que luego se ha traducido en un contundente 5-0 que le ha abierto las puertas de la semifinal. Esa fase ha concluido con 7-1 que habla del carácter de Nadal, que se ha agarrado a la pista para no llegar al tercer set. Mañana le espera otro duro rival: o Philipp Kohlschreiber o Andrey Kuznetsov.