Si el champagne de añada es característico de una cosecha, el brut sin año es característico del estilo de una Casa. Todas
las cualidades de frescura, de elegancia y de equilibrio de los vinos Laurent-Perrier están reunidas con constancia en el Brut
L-P. Es el champagne ideal para iniciarse al espíritu Laurent-Perrier.
Si el champagne de añada es característico de una cosecha, el brut sin año es característico del estilo de una Casa. Todas las cualidades de frescura, de elegancia y de equilibrio de los vinos Laurent-Perrier están reunidas con constancia en el Brut L-P. Es el champagne ideal para iniciarse al espíritu Laurent-Perrier.
LAURENT - PERRIER BRUT. Un buen regalo para esta navidad


Si el champagne de añada es característico de una cosecha, el brut sin año es característico del estilo de una Casa. Todas las cualidades de frescura, de elegancia y de equilibrio de los vinos Laurent-Perrier están reunidas con constancia en el Brut L-P. Es el champagne ideal para iniciarse al espíritu Laurent-Perrier.

Solo los mejores zumos de uva se utilizan para la elaboración del vino. Cepas: chardonnay : 45%(*) - lo que hace una proporción particularmente elevada, representa el doble del promedio de la denominación, pinot noir : 40% (*), pinot meunier : 15%(*). Más de 55 viñedos entran en la composición. El porcentaje promedio de los viñedos es de 94 %. Se incluye de un 10 a un 20% de vinos de reserva para garantizar una regularidad perfecta del Brut, a veces un poco más.

El Brut L-P envejece, en promedio, durante tres años pese a que sólo se requieren quince meses para obtener la denominación Champagne. Gracias a su frescura natural, el vino es ligeramente dosificado (12 g/l) lo que hace destacar su equilibrio. Después del “dosage” (adición de azúcar al vino), los vinos reposan durante tres meses adicionales antes de ser expedidos.

Características sensoriales

Color: Oro pálido. Burbujas finas y persistentes.
Aroma: delicado, fresco, de gran complejidad. Notas de cítricos y frutas blancas.
Sabor: La primera impresión es fresca y ligera a la vez. El vino es redondo, expresivo y evoluciona progresivamente
hacia aromas frutales. Buen equilibrio de sabores y gran persistencia. Servir a una temperatura entre 8°C y 10°C.

El Brut L-P ha contribuido plenamente, gracias a su estilo, a hacer del champagne un vino de aperitivo perfecto. Su notable equilibrio, su frescura y su finura, le permiten acompañar delicadamente a los mariscos más finos, así como a las carnes blancas y a las aves.

P.P. aprox. Sobnre los 33,00€.