castelo de medina verdejo

Llega al mercado la nueva añada 2014 de este monovarietal de Verdejo procedente de viñedos ubicados a 750 y 800 metros de altitud, en una zona en la que se conjuga la severidad del clima continental con la influencia atlántica que propicia la proximidad del río Duero, y en suelos sobre los que la variedad autóctona brinda sus mejores cualidades.

Este Castelo de Medina Verdejo 2014, que probamos hace unos días, es uno de los máximos exponentes de la expresividad aromática de la Verdejo: recuerdos a hierba recién cortada, aromas anisados y notas a hinojo, heno y manzana. Y en boca no se queda nada corto: es amplio, potente, muy fresco y perfectamente equilibrado, con una sensación retronasal muy persistente y elegante a la vez, con gran cuerpo y un largo y sabroso postgusto.

No en vano es un vino que en su añada 2012 fue reconocido por la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores del Vino (WAWWJ) como el Mejor Verdejo del Mundo, Mejor Vino Blanco de España y cuarto mejor vino de nuestro país, pero estamos seguros que esta nueva añada les reportará, si cabe, más reconocimientos y galardones.

La bodega Castelo de Medina, construida en 1996, está situada en la localidad vallisoletana de Villaverde de Medina, en el corazón de la Denominación de Origen Rueda. Cuenta con una extensión de 185 hectáreas de viñedo propio de las cuales 170 están cultivadas con las variedades blancas Verdejo, Sauvignon Blanc, Viura y Chardonnay mientras que las otras 15 hectáreas son de Tempranillo Garnacha y Syrah. Uvas con las que elaboran siete vinos blancos, dos tintos y dos rosados, siendo, sin duda, este Castelo de Medina Verdejo una de sus referencias estrella.

 

Por Alfred Peris