“Cada vez que tomo un Martini siento infinidad de sensaciones, todas absolutamente evocadoras. Con cada matiz, con cada sorbo, descubro con emoción que Martini y yo somos afines, que compartimos esta forma de hacer las cosas en las que sólo existe un objetivo: alcanzar la excelencia”, ha declarado Martín Berasategui. Así que para demostrar lo que les une, el famoso chef, que ya tiene en su palmarés 3 estrellas Michelin, ha querido interpretar con su excelente trabajo todos esos puntos en común ante 28 invitados de honor. Una exclusiva cita a la que asistieron el 3 de febrero personajes representativos de diversos ámbitos de la sociedad vasca, como el cantante Mikel Erentxun, el actor Unax Ugalde, el cocinero Juan Mari Arzak o el diseñador de moda Fernando Lemoniez. Esta velada íntima se celebró en el Relais&Châteaux Martín Berasategui de Lasarte.

 

“Cada vez que tomo un Martini siento infinidad de sensaciones, todas absolutamente evocadoras. Con cada matiz, con cada sorbo, descubro con emoción que Martini y yo somos afines, que compartimos esta forma de hacer las cosas en las que sólo existe un objetivo: alcanzar la excelencia”, ha declarado Martín Berasategui. Así que para demostrar lo que les une, el famoso chef, que ya tiene en su palmarés 3 estrellas Michelin, ha querido interpretar con su excelente trabajo todos esos puntos en común ante 28 invitados de honor. Una exclusiva cita a la que asistieron el 3 de febrero personajes representativos de diversos ámbitos de la sociedad vasca, como el cantante Mikel Erentxun, el actor Unax Ugalde, el cocinero Juan Mari Arzak o el diseñador de moda Fernando Lemoniez. Esta velada íntima se celebró en el Relais&Châteaux Martín Berasategui de Lasarte.

En esta singular cita se sirvieron 14 tapas con la particularidad de que cada una contenía como ingrediente estrella uno de los 14 componentes botánicos de entre los más de 40 que forman parte de la receta Martini.

Para degustarlos, Martín ofreció a sus invitados un recorrido lleno de sorpresas, bien hablándoles de cómo algunos se van a buscar literalmente al fin del mundo, bien invitándoles a comprobar las particularidades que los hacen únicos. Toda esa fascinación por Martini la vivió Martín Berasategui de primera mano en el viaje que organizó meses antes junto con su sommelier a Pessione, en Italia, donde se encuentra la sede de Martini. Allí Martín, un admirador de Martini, cayó rendido ante el influjo de Luciano Boero, el Maestro Artigiano de la Casa Martini desde 1978. En él pervive una parte de la receta secreta de Martini creada en 1863 por Martini y Rossi.

Una receta que absolutamente nadie en el mundo conoce de forma completa, y de la que tan sólo cuatro personas en el planeta conocen una parte. Por esa razón está guardada bajo llave en un banco de Suiza para garantizar el sabor exclusivo, inimitable y famoso en el mundo entero de Martini.

Impresionado por lo que había vivido, a su vuelta Martín se puso manos a la obra y recreó toda esta pasión por las cosas bien hechas. Una filosofía inspirada en la naturaleza y basada en el amor a los detalles que le unen a Martini. Tapas con sugerente Mejorana de Creta (una hierba que se cree “potenciadora del amor”) o con Rosa de Provins como complementos estrella de sus platos, fueron algunas de las interesantes degustaciones que se ofrecieron en la cena Martini con Martín Berasategui. Una cena en la que cada detalle, cada anécdota, cada sabor y cada matiz fue un viaje sensorial al Universo Martini y a su filosofía de amor y pasión por los detalles y las cosas bien hechas. Una filosofía que la cocina de Martín Berasategui conoce, ama y comparte… y que en esta ocasión se transformó en un momento de esos que no se olvidan.