La última edición de la Guía The Wine Advocate, del americano Robert Parker, publica unas calificaciones muy positivas para el Grupo Vinícola Marqués de Vargas, que puede presumir de contar con más de 90 puntos en los vinos de sus tres bodegas Marqués de Vargas, Conde de San Cristóbal y Pazo San Mauro.

 

 

 

LAS ÚLTIMAS PUNTUACIONES DE ROBERT PARKER CONSOLIDAN MARQUÉS DE VARGAS, CONDE DE SAN CRISTÓBAL Y PAZO SAN MAURO EN LA ÉLITE DEL PANORAMA VINÍCOLA INTERNACIONAL 
 
La última edición de la Guía The Wine Advocate, del americano Robert Parker, publica unas calificaciones muy positivas para el Grupo Vinícola Marqués de Vargas, que puede presumir de contar con más de 90 puntos en los vinos de sus tres bodegas Marqués de Vargas, Conde de San Cristóbal y Pazo San Mauro.

De esta forma, el grupo va cumpliendo poco a poco su objetivo de contar con tres bodegas de élite en tres de las denominaciones de origen más importantes de nuestro país, tres bodegas que realizan un meticuloso trabajo en el que la calidad es la premisa básica de elaboración.

El Grupo Vinícola comenzó su andadura con Marqués de Vargas, una bodega de tradición situada en La Rioja, que elabora 3 vinos de producción limitada en los pagos de El Cónsul, La Misela y La Victoria y la Hacienda de Pradolagar, que da nombre a su vino más especial.
Para Robert Parker, los tres vinos merecen una especial distinción, y un año más califica Marqués de Vargas Reserva 2005 con 90 puntos, Marqués de Vargas Reserva Privada 2005 con 91+ puntos y Hacienda de Pradolagar 2005 con 92 puntos.

La bodega Conde de San Cristóbal, ubicada en Peñafiel y adscrita a la D.O. Ribera del Duero, fue fundada en el año 2000 con la misma ilusión que la primera y un mismo reto: posicionar el vino entre los mejores de su categoría. Bajo la práctica francesa del concepto château, la bodega obtuvo una primera añada EXCELENTE, que desde la casa se intenta superar con cada nueva cosecha. La última, CONDE DE SAN CRISTÓBAL 2006, ha sido calificada por Robert Parker con 91+.

En Rías Baixas se localiza la última bodega del grupo: Pazo San Mauro, que produce los albariños Pazo San Mauro y Sanamaro. En Salvaterra do Miño, los viñedos se ubican en la zona más meridional de la región, y por tanto la más soleada, lo que provoca una maduración más completa y más temprana, que da como resultado unos excelentes vinos blancos. En su última puntuación, Parker ha otorgado a Pazo San Mauro 2009 una calificación de 90 puntos.  

Estas puntuaciones expresan la brillante trayectoria de sus vinos y el afán del Grupo Vinícola Marqués de Vargas por lograr la máxima excelencia en todo lo que hace.