Vichy Catalan rememora sus orígenes con una nueva botella de edición limitada que nos transporta en el tiempo hasta 1881, la fecha en que empezó la explotación industrial de esta marca mítica de agua mineral natural carbónica. El nuevo envase, que sin duda estará presente en las mesas de muchos hogares y restaurantes durante las próximas fiestas navideñas, recrea el modernismo imperante en la época presente en el logotipo histórico de la marca transformado para la ocasión, gracias a un ejercicio de evolución en el diseño, en un modernismo moderno y contemporáneo. El resultado es una botella de una belleza abrumadora, que realza aún más la calidad excepcional de esta agua premium.

Vichy Catalan 1881, modernismo contemporáneo
La marca lanza una edición limitada de botellas que evocan sus  orígenes en el contexto cultural del modernismo.
Vichy Catalan rememora sus orígenes con una nueva botella de edición limitada que nos transporta en el tiempo hasta 1881, la fecha en que empezó la explotación industrial de esta marca mítica de agua mineral natural carbónica. El nuevo envase, que sin duda estará presente en las mesas de muchos hogares y restaurantes durante las próximas fiestas navideñas, recrea el modernismo imperante en la época –presente en el logotipo histórico de la marca– transformado para la ocasión, gracias a un ejercicio de evolución en el diseño, en un modernismo moderno y contemporáneo. El resultado es una botella de una belleza abrumadora, que realza aún más la calidad excepcional de esta agua “premium”.
Vichy Catalan 1881 recrea las formas clásicas del modernismo de finales del siglo XIX y principios del XX adaptándolas a las exigencias de diseño del siglo XXI. Así, los elementos florales que siempre han rodeado al logotipo de la marca –el valle de Caldes de Malavella con los vapores de las aguas calientes remarcando el perfil del fondo montañoso– pasan a ocupar un lugar preeminente sobre la superficie de todo el envase. Las flores blancas y amarillas se apropian del vidrio que cobija al liquido elemento transmitiendo una sana sensación de frescor y pureza. Es una botella que invita a abrirla, que invita a beber.
La inspiración modernista que envuelve el nuevo envase de Vichy Catalan –con profusión de lineas curvas, formas redondeadas y asimétricas y utilización de elementos vegetales– transmite unos valores culturales íntimamente ligados a  las raíces y, al mismo tiempo, enaltece la personalidad única del producto. En medio de este esplendor de los elementos de origen natural destaca sobre un fondo blanco, en la parte frontal de la botella, su componente icónico principal: la marca. Vichy Catalan 1881, ni más ni menos.
El logotipo histórico de Vichy Catalan también aparece, convenientemente evolucionado y modernizado, en el reverso del envase. Debajo se puede leer información sobre la composición analítica del producto e información de interés para el consumidor en diversos idiomas. La nueva botella del agua mineral natural carbónica Vichy Catalan se distribuirá en un único formato reciclable de 750 ml en los canales horeca y alimentación. Los otros envases de la gama tradicional de la marca también se continuaran comercializando.
El consumo de agua mineral natural carbónica Vichy Catalan disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares según confirman los resultados de diversos estudios realizados durante los últimos años por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Según estos estudios la ingesta habitual de ésta agua reduce casi un 10% los índices totales de colesterol y casi un 15% los de LDL-colesterol o colesterol malo. Los estudios, realizados con grupos de riesgo (mujeres post-menopáusicas) y entre grupos de hombres y mujeres jóvenes (de edades comprendidas entre 18 y 35 años) sin problemas de salud pero con una tendencia a tener elevados sus índices de colesterol en sangre a causa de una alimentación irregular, ponen de manifiesto la estrecha relación que existe entre el consumo de Vichy Catalan y la salud de las personas.
Vichy Catalan, una de las marcas más prestigiosas del mercado europeo de aguas minerales, brota espontáneamente a 60ºC con su propio gas carbónico del manantial Vichy Catalan de Caldes de Malavella (Girona). Sus especiales propiedades minero-medicinales y su gusto inconfundible la han convertido en una de las aguas minerales predilectas de los profesionales de la restauración y de los consumidores españoles.
Más información en www.vichycatalan.es