PARIS

 

 

París es una de esas grandes ciudades europeas que no deja indiferente a nadie. Su encanto se debe, en parte, a su carácter ecléctico, ya que en ella podemos encontrar desde la gastronomía de la “nouvelle cuisine” hasta una oferta infinita y variada de museos, ocio, arte, etc. No obstante, al tratarse de una metrópolis, es aconsejable que organicemos bien nuestro viaje para sacarle el mayor partido posible y no perder tiempo de manera evitable. De este modo, conocer París en 3 días es posible, pero para ello, es necesario un buen planning.

Lo primero que puede pasarnos al querer organizar nuestro viaje, es sentirnos un poco desbordados. La oferta de la ciudad y su magnitud son tales que, primeramente, debemos pensar en nuestras prioridades. Si tenemos en mente ya algún punto de interés, como por ejemplo la Tour Eiffel, podemos ir haciendo una lista. Si no es el caso, podemos comenzar pensando en nuestros gustos. En cualquier caso, siempre será mejor hacer un programa corto, pero provechoso que incluir demasiados lugares y no poder verlos debidamente. Para ello, a continuación, detallamos una serie de ítems que nos pueden interesar y varias propuestas relacionadas.

Zonas monumentales

Es difícil hablar de zonas monumentales cuando hablamos de París, ya que podría decirse que la ciudad es en sí misma toda una zona monumental. La cantidad de obras arquitectónicas es enorme, un hecho del que podremos darnos cuenta al poco de caminar por sus calles. Entre las zonas más bonitas se encuentra el área del Sacre Coeur, la Tour Eiffel, los Inválidos, el puente de Alexandre III son solo algunas de las más espectaculares.

Paseos al aire libre

Otra de las cosas que podemos hacer por París es pasear, para poder captar la vida diaria de sus habitantes y de sus calles. Para ello, y especialmente si hace buen tiempo, podemos acercarnos a las orillas del Sena, donde en verano es frecuente encontrarse con jóvenes conversando, tocando o escuchando música. Otra zona ideal para pasear tranquilamente es La Vilette. Además de ser muy tranquila, dispone de una zona de bares y cafeterías con terraza en las que podemos hacer un descanso mientras contemplamos el río. Además, es posible alquilar una barquita para dar un paseo en él.

Barrios con encanto

En París hay barrios para todos los gustos. Desde el barrio más hippie o bohemio hasta el más chic. Si nos gustan las compras y las tiendas de alto standing, podemos acudir a la Place Bandom, en donde se encuentran algunos de los hoteles y tiendas más prestigiosas. Si preferimos una zona más alternativa, Monmartre se presenta como una opción muy adecuada. En sus calles, adoquinadas, podremos encontrar artistas, retratistas, cartelería de los años 50 y 60, así como restaurantes que guardan esa auténtica bohemicidad. Otro de los barrios más valorados es el Quartier Latin.

Espectáculos

Si todavía tenemos tiempo, antes de irnos podemos echar un ojo a la agenda cultural de la ciudad. Durante todo el año, y sobre todo en verano, encontraremos todo tipo de espectáculos: tanto al aire libre como en interior. Es probable que lleguemos a tiempo para el concierto de algún grupo internacional que nos guste o para un musical.