ROMA

 

 

Uno a veces viaja y tacha de la lista la ciudad visitada sabiendo que nunca más volverá, otras veces el destino en cuestión se engancha por dentro y nunca más se suelta, eso es lo que suele pasar cuando vas a Roma, sabes que siempre volverás. Si aún no conoces esta ciudad no hace falta que te preguntes qué ver en Roma, la capital de Italia te lo va a poner muy fácil para que la descubras.

Antes de entrar en materia, ten en cuenta lo siguiente:

1. Si vas a ir pocos días no intentes abarcarlo todo, es mejor que no te preocupes tanto por conocer los sitios por dentro, así como por fuera, Roma es un espectáculo no pierdas demasiado tiempo haciendo colas y disfruta su exterior, no olvides que es un museo abierto al aire libre.

2. Una vez llegues de tu hotel al centro de Roma, no es necesario que cojas ningún transporte público, puedes ir de punto a punto andando y lo que te espera por ese camino también te sorprenderá.

3. Cálzate lo más cómodamente posible, la mayoría de sus calles son empedradas y los tacones son el enemigo.

4. Compra por anticipado las entradas a los museos que quieras visitar, te ahorrarás muchos disgustos.

5. Come todo lo que puedas, porque la gastronomía es increíble y barata, cualquier plato de pasta te volverá loco, de hecho, comer pasta fuera de Italia nunca volverá a ser lo mismo.

6. Mira hacia arriba y disfruta de todos los áticos, Roma tiene áticos que son la envidia de cualquier turista, pero mucho cuidado, no te despistes, porque es una ciudad bastante caótica, así que ve siempre con 1000 ojos, sobre todo al cruzar las carreteras, allí los pasos de cebra no se respetan demasiado.

Ahora sí que sí, empezamos. ¿Qué ver en Roma? :

1. Empieza por La Ciudad del Vaticano llega al Castillo de Sant’ Angelo y atraviesa el que para muchos es uno de los puentes más bonitos de Roma el puente de Sant ‘Angelo.

2. Desde este último punto dirígete hasta Campo Di Fiori, si vas pronto por la mañana podrás disfrutar de su famoso mercadillo de flores y comida. Después dirígete a la Piazza Navona, donde podrás disfrutar de artistas callejeros y de sus majestuosas fuentes. Desde ese punto callejea hasta una de las obras arquitectónicas más impactante de Roma, El Panteone di Agripa. El Panteón te sorprende, por su ubicación no lo ves venir, sino que doblas una calle y te tropiezas con él dejándote boquiabierto, así que disfrútalo, cómprate un gelato, siéntate en las escalinatas de la fuente que tiene enfrente y admíralo, luego entra, allí no tendrás q hacer colas y la entrada es libre.

3. Ve a Trastevere y come en cualquier trattoria, todas te sorprenderán, al igual que este barrio lleno de rincones con encanto como la Basílica de Santa María.

4. Piazza Spagna, Coliseo, Fontana di Trevi, La Bocca della Veritá, el mercado de Trajano… tampoco te los puedes perder. Si no te da tiempo a todo, prioriza y, si no, siempre podrás tirar una moneda en la Fontana di Trevi y volver a Roma pronto.