FILIPINAS 2

 

Es fácil perderse en el paraíso y el verano es el momento perfecto para desconectar, embarcarse en una nueva aventura y cruzar el cielo hasta aterrizar en las islas Filipinas, un enjambre de terrenos idóneos para celebrar que, un año más, ha llegado el momento de disfrutar de las vacaciones. 

Con sus más de 7.000 islas, es complejo elegir qué visitar. Pero el buen precio y la corta duración de sus vuelos domésticos hacen muy posible intentar abarcar varias islas en una sola visita y reservar unos cientos para la próxima visita. Porque garantizamos que querrás repetir.

Situada en el suroeste de Filipinas, la región de Palawan es conocida como la última frontera del país, un lugar que ha logrado preservar un fascinante hábitat natural a lo largo de los años. La mayor parte del archipiélago está rodeado por preciosos arrecifes de coral y Corón destaca por ser una de las islas más románticas, con elevadas rocas calizas, exuberante vegetación y tranquilas bahías.

Siendo una de las áreas más vírgenes de Filipinas, sus aguas puras y cristalinas atraen a curiosos viajeros, que acuden a Corón para descubrir playas paradisiacas de fina arena blanca y aprovechar todas las oportunidades de conocer mejor su fauna y flora que el lugar ofrece, desde senderismo o escalada por el interior de la isla, permitiendo adentrarse en la vegetación más autóctona, hasta buceo o snorkeling en sus mares para observar a las diferentes especies que se esconden en las profundidades.

No es difícil querer quedarse ahí para siempre, aunque sí es poco recomendable no curiosear más en los alrededores. Y es que Palawan esconde uno de los lugares más maravillosamente creados por los dioses de todo el planeta: las costas de El Nido, una tranquila ciudad portuaria al noroeste de Palawan y hogar de una de las mejores playas del mundo, Nacpan, de orillas infinitas.

Dentro de las múltiples oportunidades que se encuentran en la zona, el complejo turístico El Nido, Apulit, establecido en la bahía de Taytay en el nordeste de Palawan, ofrece actividades interesantes y emocionantes para los que buscan aventuras: rappel sobre las piedras calizas con vistas a toda la isla, exploración del interior de las cuevas de Apulit o inmersiones en el agua para descubrir tesoros en barcos hundidos.

Cebú, la isla que acoge la ciudad homónima, segunda localidad más importante de Filipinas tras Manila, transforma el sueño tropical del viajero en realidad presentando antes sus ojos playas inmaculadas, temperaturas agradables, dulces mangos y selvas exóticas. Una de las zonas más atractivas del lugar es la isla coralina de Mactan, al este de la ciudad de Cebu, conectada a ella por dos inmensos puentes. En ella se pueden ver los monumentos en honor a Fernando Magallanes y el general Lapu-Lapu, primer héroe filipino y vencedor del colono español, comprar artísticas guitarras hechas en el distrito de Maribago o visitar las cristalinas aguas de la playa de Marigondon.FILIPINAS 1

Mactan es también conocida como la Meca del buceo y todos los hoteles y complejos turísticos tienen sus equipos y expediciones preparados para las demandas del viajero. El placer y la aventura se mezclan en las profundidades tropicales, donde se pueden observar arrecifes cercanos a la costa e insuperables flora y fauna marinas. Uno de los lugares destacados para disfrutar de la aventura y gozar de los placeres relajantes del lugar es el complejo Shangri-La's Mactan Resort and Spa, que además de ofrecer comodidades a un salto de la playa, provee a sus clientes de servicios de spa según las mejores tradiciones chinas y posee cuatro restaurantes a cargo de prestigiosos chefs internacionales en los que disfrutar de la mejor cocina casera e internacional.

Boracay a vista de pájaro es, por su parte, una mariposa verde que extiende sus alas sobre el infinito mar azul. Pequeña pero bella y perfecta isla para relajarse ante la inmensidad del océano, su Playa Blanca (White Beach), con arena del mismo color que su nombre, se extiende a lo largo de cuatro kilómetros. Al norte está Diniwid Beach, 200 metros tranquilos protegidos por una bahía con pequeños bares y restaurantes para disfrutar de las vistas. La costa este de Boracay es una zona ideal para practicar windsuf y kitesurf, mientras que más al norte se ubica la única selva tropical que queda en la isla.

Y para conocer el sur de la isla, no hay nada mejor que alojarse en el complejo hotelero Asya Premier Suites, un resort que ha mantenido el sentido de aislamiento y romance de una isla sumergida en la leyenda. Rodeado de frondosa vegetación, abundancia de flores y espacios íntimos, Asya Premier Suites Borakay ofrece el privilegio de sentirse como en casa en un alojamiento que incluye playa privada, piscinas infinitas, cenas bajo las estrellas y una exquisita gastronomía, entre otros muchos beneficios.

Por qué es más divertido en Filipinas. Porque sus playas de cautivadora belleza te asombrarán tanto que querrás volver una y otra vez. Porque Filipinas es diferente a todos los países del continente asiático. Por todas estas razones y por muchas más, atrévete a vivir un verano diferente en el país más latino de Asia.