Archipiélago de Juan Fernández

El aire puro que emana de los más de 4.000 kilómetros de costa, la inmensidad del desierto en el norte y la frescura de sus bosques siempre verdes de la zona austral, comparten escenario en el asombroso espacio chileno. La riqueza natural del país es tan variada que ocupa el 20% de su territorio: 36 parques nacionales, 49 reservas nacionales, 16 monumentos naturales y 10 reservas mundiales de la biosfera, se encuentran en su privilegiado territorio.

Recorre los salares del Desierto de Atacama y los campos de hielo en la Patagonia, pasando por fértiles valles, Reservas de la Biósfera y Parques Nacionales que se extienden a lo largo de todo el país. Te invitamos a internarte en el interior de algunos de sus principales Parques Nacionales para disfrutar de una experiencia completa con el medio ambiente y las culturas ancestrales.

Parque Nacional Lauca

Comenzando por el norte chileno, el Parque Nacional Lauca forma parte de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera junto con la Reserva Nacional Las Vicuñas y el Monumento Natural Salar de Surire. Sus cumbres de más de 6.000 metros de altura le han dado fama internacional entre los montañeros y visitantes atraídos por las fumarolas del volcán Parinacota.Arica Parque Nacional Lauca

Este volcán es un icono fotográfico en Chile, su actividad volcánica almacenó las aguas que dieron origen al Lago Chungará y a las Lagunas de Cotacotani, hogar de diversas especies de exclusiva biodiversidad.

El Lago Chungará es un espejo de agua color esmeralda de 21,5 km² (superficie aproximada a la ciudad de Santiago). Postales únicas que fascinan y que seguro serán difíciles de olvidar. Un sendero peatonal de 1 km bordea el lago y posee varios miradores para apreciar este impactante paisaje de Los Andes.

Parque Nacional La Campana

Situado en Valparaíso, el Parque Nacional La Campana fue declarado Reserva de la Biósfera en 1984. Es una de las áreas naturales más representativas y singulares de la zona central del país, ocupando una superficie de 8000 hectáreas, en medio de la Cordillera de la Costa.

Se caracteriza por poseer uno de los últimos bosques de Palma Chilena. Además, aquí podrás seguir los pasos de Darwin y recorrer los senderos que conducen hasta la cima del cerro La Campana y dejarte maravillar por la majestuosa vista del mirador. Podrás apreciar una caída de agua de unos 30 metros, sin dejar de contemplar cómo se desarrolla la vida de las más de cien especies animales que habitan este lugar.

Parque Nacional Villarrica

Con 63 mil hectáreas de extensos bosques de araucarias y especies nativas, el Parque Nacional Villarrica crea una zona boscosa donde habitan variadas especies animales, que no encontrarás en otro lugar. Además, dominando el paisaje y determinando su relieve, el volcán Villarrica es su mayor atractivo. Con una altura de 2.847 metros, y a pesar de tener la reputación de ser el más activo de Sudamérica, este volcán es el centro de la actividad turística de la zona. En sus faldas existe un centro de esquí de primera clase y cuevas de origen volcánico, que pueden ser recorridas. También, se puede subir hasta su cráter para admirar no sólo el paisaje de lagos y lagunas que rodean al coloso, sino que para observar la lava que bulle en su interior.

Parque Nacional Laguna San Rafael

Paraíso de exploradores, en su interior descubrirás los imponentes glaciares y formaciones rocosas de los Campos de Hielo Norte, y te enfrentarás al desafío de escalar el Monte San Valentín, la cumbre más alta de los Andes Austral. Ponte un chaleco salvavidas y navega por la Laguna San Rafael. Embárcate en un crucero o catamarán para comenzar la aventura por singulares islas, canales y fiordos del sur de Chile. Al llegar a la laguna, te sorprenderá una enorme pared glacial y el estruendoso ruido que producen los desprendimientos de hielo al caer al agua. Es una “piscina natural” de un impresionante paisaje y biodiversidad, lo que la ha hecho merecedora del título de Reserva de la Biosfera por la Unesco. Es un lugar con alto potencial para el ecoturismo, así como para la investigación científica, especialmente en temas de geología y glaciología.Laguna San Rafael

Parque Nacional Archipiélago Juan Fernández

La Isla Robinson Crusoe, la principal del Archipiélago Juan Fernández, compuesto además por las islas Santa Clara y Alejandro Selkirk, guarda historias de piratas y corsarios desde su descubrimiento, realizado por el navegante español Juan Fernández en 1574. En este mismo lugar fue abandonado el navegante escocés Alejandro Selkirk (en octubre de 1704), siendo rescatado cuatro años y cuatro meses después. Su historia dio origen a la novela Robinson Crusoe, de Daniel Defoe.Archipiélago de Juan Fernández

En la isla está el poblado San Juan Bautista con 500 habitantes, capital de un verdadero tesoro, no sólo por el que buscan exploradores internacionales, que fue enterrado por Lord Anson a mediados del siglo XVIII, sino por uno más cercano y tangible: su gente y naturaleza. Fue declarado Parque Nacional y Reserva de la Biosfera por Unesco, por su diversidad y riqueza biológica.